Prueba del aceite Test Casero de Embarazo

Que es un test casero de embarazo

Cuando una mujer quiere saber si se encuentra o no embarazada debe acudir a una farmacia para adquirir un test de embarazo de orina o bien realizarse un test de sangre. Sin embargo, en muchas ocasiones y por diferentes razones, hay personas que prefieren esperar para ir al médico, no quieren gastarse dinero en un Predictor o en un determinado momento quieren saber si están embarazadas pero no tienen a mano una farmacia.  En esos casos se puede hacer uso de pruebas caseras de embarazo.

La prueba del aceite

Uno de los test caseros más populares desde hace muchos años es la prueba del aceite, la cual, al igual que ocurre con el resto de pruebas de embarazo, debe realizarse dos días después del retraso de la menstruación. En el caso de que sea realizado antes de tiempo puede haber resultados erróneos, algo muy habitual en mujeres que desconocen cuando es el momento perfecto para realizar el test con mayores garantías de fiabilidad.

El test del aceite es una de las pruebas más antiguas que existen y ha ido pasando de generación en generación, de madres a hijas, especialmente en aquellos tiempos en los que aún no había avanzado la medicina lo suficiente y que no era tan sencillo comprobar si existía o no embarazo con tan solo acudir a una farmacia.

Cómo hacer la prueba del aceite

Para realizar la prueba del aceite y conocer si una mujer está o no embarazada se deben seguir los siguientes pasos:

Antes de nada debemos tener a mano dos vasos o recipientes transparentes y debidamente esterilizados. Necesitaremos también papel de aluminio, un gotero o cuchara y, lógicamente, aceite de oliva.

Una vez que ya nos hayamos hecho con todos los materiales necesarios:

  1. Se debe orinar en uno de los recipientes transparentes, siendo altamente recomendable que se trate de la primera orina de la mañana, ya que el resultado tendrá una mayor fiabilidad que si se utiliza la de otro momento del día. Esto se debe a que a primera hora del día es cuando la orina está más concentrada y existe una mayor posibilidad de detectar la presencia de la hormona hCG, la cual aparece en el cuerpo de la mujer con motivo del embarazo (no suele detectarse hasta pasadas dos semanas desde la fecha de la concepción).
  2. Se deja enfriar la muestra de orina durante un mínimo de media hora, aunque en función de la temperatura es posible que sea necesario dejarla reposar más tiempo (en torno a una hora). Se tapa la muestra con papel de aluminio para evitar que pueda caer algún tipo de objeto o sustancia sobre el tiempo de reposo.
  3. Una vez que la orina esté fría, con ayuda de un gotero o cuchara esterilizada, se añadirán dos gotas de aceite en otro recipiente y se añadirá a este un poco de orina sin que esta llegue a tomar el aceite.
  4. Hecho lo anterior se dejará reposar y minutos más tarde se podrá ver si el resultado es positivo o negativo. Si la orina y el aceite se han unido quiere decir que existe embarazo y si no lo han hecho que no.
  5. Puedes dejar la muestra reposar varias horas más para que el resultado sea más fiable.

Son fiables los resultados de un test de aceite casero para saber si estoy embarazada?

Esta prueba no es tan fiable como una prueba farmacéutica o analítica de sangre, pero te servirá para quitarte los nervios en un determinado momento y confirmar el resultado cuando sea posible.

En tiempos pasados se recurría a este tipo de test de embarazo caseros para determinar si había o no embarazo antes de que comenzase a ser evidente que una mujer estaba en estado de buena esperanza por sus cambios físicos y emocionales. Además de la prueba del aceite hay otras muchas como son la prueba del coloro, la prueba de hervir la orina, la prueba del péndulo, la prueba del conejo, etcétera, todas ellas con una fiabilidad similar.

¿Funciona la prueba casera del aceite?

Esta prueba de embarazo puedes repetirla tantas veces como consideres para comprobar si siempre ofrece el mismo resultado, aunque, como te hemos indicado, las únicas pruebas fiables prácticamente al 100% son las pruebas farmacéuticas o analíticas de sangre, siendo las primeras las más comunes por la facilidad para poder hacerlas en cuestión de minutos mediante una tira o predictor.

Ventajas y desventajas de las pruebas de embarazo caseras

A continuación te indicamos las ventajas y desventajas que tienen la realización de pruebas de embarazo caseras como el test del aceite:

Ventajas del test del aceite

  • En un test casero la prueba puede hacerse con una total privacidad ya que no necesita de la ayuda de nadie para realizarla. Además, al no tener que acudir a la farmacia o centro de salud, nadie tiene por qué saber que es posible que te encuentres embarazada.
  • Los resultados de la prueba se conocen en cuestión de minutos u horas.
  • Tiene muy bajo coste con respecto a las pruebas clínicas, ya que bastará con adquirir algunos ingredientes caseros, si es que ya no los tienes en casa. En el caso de la prueba del aceite bastará con un poco de aceite de oliva que puedas tener en tu hogar.

Desventajas de la prueba del aceite

  • La única y gran desventaja que tiene realizarse una prueba de embarazo casera no es otra que su fiabilidad. No existen evidencias científicas que respalden a estos test para conocer si el resultado obtenido es correcto o no, si bien muchas mujeres aseguran que, tras realizarse la prueba del aceite, el resultado obtenido ha sido correcto, estimando su fiabilidad entre un 70 y 80 por ciento. Por este motivo es indispensable que se confirme el resultado con un test de embarazo clínico.

En definitiva, este tipo de test son aconsejables para ser realizados en momentos en los que exista duda de embarazo y no se pueda acceder, por la razón que sea a un análisis clínico (realizado en un laboratorio y que necesita varias horas para conocer el resultado) o a un test de farmacia, o por simple curiosidad, aunque siempre se deberá confirmar el resultado con una de estas pruebas para que el resultado sea totalmente fiable.